28 ago. 2014

Firelord / El señor del fuego.


Historia.

Pyreus Kril servía como primer oficial en una nave de exploración xandariana cuando su comandante, Gabriel Lan, fue repentinamente abducido por un rayo teleportador. Jurando rescatar a su comandante y amigo, kril asumió el mando de la nave y se dispuso a perseguir a la gigantesca nave que había generado el rayo. Kril supo posteriormente que la nave pertenecía a Galactus, El Devorador de Mundos, que había estado buscando un nuevo heraldo, ya que su primer heraldo, Estela Plateada, le había traicionado, y había encontrado un candidato digno en Gabriel Lan. Usando su poder cósmico, Galactus, transformó a Lan en El Caminante Aéreo.

Durante años, Lan sirvió fielmente a Galactus mientras su ex-camarada Kril seguía el rastro de destrucción de Galactus. Cuando Galactus fue atacado por una poderosa raza llamada los Ovoides, El Caminante Aéreo fue asesinado defendiendo a su señor. Galactus transfirió la semi-extinguida chispa de vida de su heraldo a una réplica robótica, pero el robot no satisfacía al Devorador de Mundos como lo hiciera su leal heraldo. 

Entonces envió al autómata a La Tierra a que reclamara a Estela para que se reincorporara al servicio activo. Estela se negó, destruyendo al autómata en el proceso. Galactus abandonó la Tierra sin Estela Plateada y continuó su búsqueda de heraldos, decidido a no repetir la experiencia con el Caminante Aéreo. Fue entonces cuando Kril dio con él. Fue transportado a la nave del Devorador de Mundos, donde exigió la liberación de su antiguo comandante. 

Galactus fue impresionado por la determinación del xandariano y le prometió que si se convertía en su nuevo heraldo le revelaría el destino de su amigo. Kril aceptó y fue convertido en el Señor del Fuego por el poder de Galactus. El Señor del Fuego viajó a la Tierra por primera vez enviado por su amo para que fuera en busca de Thor y Hércules para que les ayudaran a derrotar a Ego, el Planeta Viviente que había enloquecido. 

Los tres héroes, con la ayuda del Devorador de Mundos, se enfrentaron al poderoso Arcano del Universo, al que consiguieron derrotar cuando Galactus le colocó una enorme unidad propulsora en su polo sur. El Señor del Fuego siguió sirviendo a Galactus hasta que Thor le propuso liberarle de sus obligaciones como heraldo entregándole la armadura del Destructor como pago.

El Señor del Fuego permaneció en la Tierra, aunque no estaba aprisionado en ella como Estela Plateada. Cuando el Caminante Aéreo se autorreparó a consecuencia de la manipulación de sus restos por el Forjador de Máquinas, Gabriel buscó a Estela Plateada para vengarse de su anterior derrota. 

En lugar de Estela Plateada se encontró con Thor, el cual dañó de forma aparentemente irreparable al autómata. El Señor del Fuego recogió sus restos y partió hacia el espacio, enterrando a su amigo en un asteroide del Sistema Trania, cerca de Xandar, iluminando la tumba con una llama cósmica que ardería eternamente.

De nuevo vagando por el espacio decidió retornar a Xandar, su planeta natal, solo para descubrir que había sido destruido por Nébula. Para vengarse se unió a Starfox quien también la estaba buscando. Finalmente Nébula fue derrotada con la ayuda de los Vengadores.


Algún tiempo después se unió a los antiguos heraldos de Galactus, incluida una réplica del Caminante Aéreo creada para detener al nuevo heraldo: el letal y psicópata Morg. Después de la derrota y muerte aparente de Morg, el Señor del Fuego decidió servir de nuevo a Galactus para tener acceso a sus máquinas y reparar así el cuerpo dañado durante la lucha del Caminante Aéreo. El Señor del Fuego fue liberado de sus servicios cuando se completó la resurrección de Morg en los tanques curativos ocultos de la nave de Galactus.

Más recientemente, el Señor del Fuego se enfrentó a la Oleada Aniquiladora, el ejército con el que Annihilus irrumpió a nuestro universo desde la Zona Negativa. Tras la derrota de Annihilus, el Señor del Fuego busca venganza contra los Centuriones (soldados de élite de Annihilus) por la destrucción del Cuerpo Nova, último remanente de su raza xandariana, y otros crímenes de guerra.

Poderes y habilidades.

Fuerza sobrehumana nivel 50, al igual que los restantes Heraldos de Galactus, el Señor del Fuego posee la habilidad de manipular la energía cósmica pero en forma de fuego estelar, haciendo a este ser el equivalente de una estrella en miniatura, y le permite proyectar cualquier tipo de energía que estas puedan proyectar (calor, luz, gravedad, ondas de radio y partículas cargadas). 

También tiene la capacidad de volar a velocidades cercanas a la de la luz a través del espacio interestelar e incluso entrar en el hiperespacio. Además posee una invulnerabilidad física casi total, su agilidad y reflejos son superiores a los humanos y posee una resistencia y vitalidad de nivel divino. Una inteligencia por encima de la media y su entrenamiento en combate por los Cuerpos Nova de Xandar.

El Señor del Fuego suele portar un bastón de un metro y medio de largo que usa como punto focal cuando proyecta su energía cósmica, estando los extremos del citado bastón siempre coronados por las llamas cósmicas que su portador genera.

Creado por Gerry Conway / John Buscema.
Año 1974.

0 comentarios:

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes