6 may. 2015

Quasar.


Historia.

Wendell Vaughn es el hijo de un importante físico, Gilbert Vaughn. Wendell siempre intento estar a la altura de las expectativas de su padre. Así, Wendell estuvo una temporada en el ejército, y tras licenciarse, pasó a entrenarse como agente de SHIELD. Wendell sacó una puntuación muy alta en la mayoría de las pruebas, excepto en las pruebas de combate, dado que Wendell carecía de instinto asesino, de ganar a toda costa.

Tras derrotar a Cruzado, Reed Richards, líder de los 4 Fantásticos, se hizo cargo de sus bandas, pero al no disponer de tiempo para estudiarlos, se los entregó a SHIELD. Allí fueron dados al científico Gilbert Vaughn, cuya hipótesis era que los transformadores de energía extraterrestres, podían utilizar otras fuentes de energía que no fuera la solar. 

Para probarlos, Gilbert Vaughn pidió al experto en pruebas que le mando SHIELD, William Wesley, que se las pusiera. Este no sabía controlarlas, y cuando se puso nervioso, se desintegro accidentalmente con ellas, igual que Cruzado. Poco después, la organización criminal IMA trato de hacerse con las bandas y Wendell, que estaba allí como guardia enviado por SHIELD, en su primera misión, se puso las bandas cuánticas para que no cayeran en malas manos. 

Usando las habilidades de las bandas derroto a IMA y gracias a su falta de instinto asesino, logró controlar las bandas para no desintegrarse como sus predecesores. Wendell se sometió al entrenamiento especial de SHIELD para poder usar sus bandas como armas defensivas bajo el nombre de Hombre Prodigio.

Cuando el proyecto piloto de Super-agentes de SHIELD fue eliminado, Wendell decidió adoptar el nombre clave de Quasar, ya que esa era la energía que, según su padre, estaba sintonizada con las muñequeras, la energía cuasi estelar. Su excelente expediente militar, sus credenciales como agente de SHIELD, y una recomendación personal del Capitán América, le procuraron el cargo de jefe de seguridad del Proyecto Pegaso, un centro secreto de investigación energética del Gobierno. 

Trabajó en el Proyecto durante varios años, ayudando a proteger al Proyecto de diferentes amenazas, trabando amistad con una serie de héroes, como el Capitán América, la Cosa o Spiderman. Quasar dimitió de su cargo como jefe de seguridad, culpándose de haber permitido que la Corona Serpiente, un antiguo objeto de origen y poderes místicos, controlara mentalmente todo el Proyecto Pegaso, incluido a él mismo y que tuvieran que venir varios héroes de fuera para impedir que conquistara el mundo.

Tras este fracaso, Quasar entró en una depresión. Para ayudarle, su padre le ofreció embarcarse en una misión para descubrir el origen de las bandas, un viaje a Urano, de donde Marvel Boy decía que provenían. Quasar viajo hasta allí usando las bandas, y en estado de animación suspendida. Meses después, llegó allí, solo para encontrar la colonia eterna destruida, y se enfrento a su destructor, Mortífero que estuvo a punto de matarlo, al aprovecharse de su depresión, pues Mortífero encarna el instinto de autodestrucción de los seres vivos. 

Cuando estaba a punto de sucumbir Quasar fue transportado a otro universo donde se le apareció la entidad cósmica Eón y le contó que las Bandas Cuánticas eran el símbolo y armamento del Protector del Universo y él era el elegido para ser el nuevo Protector, sucediendo al difunto Capitán Mar-Vell. 

Quasar se recupero, venció a Mortífero y acepto el puesto. Eón le contó que sabia que una Gran Amenaza trataría de destruir el Universo, dicha amenaza siendo el motivo por el que él fue elegido protector. También sabia que la amenaza vendría del espacio hasta la Tierra, y trataría de matar a Eón para obtener su consciencia cósmica. Además, Eón le enseñó que las Bandas eran más poderosas de lo que creía ya que, por ejemplo, podían hacer saltos cuánticos que le llevaban instantáneamente a cualquier parte del Universo. 

Así, Quasar volvió a la Tierra con Eón, y en su identidad secreta alquiló una oficina de la Torre de las 4 Libertades para su nuevo negocio de seguridad y escondió allí a Eón, en una dimensión de bolsillo conectada a una puerta de la oficina.

Una vez establecido, Quasar empezó a cumplir su misión como Protector del Universo, rastreando a todos los alienígenas de la Tierra para ver si alguno de ellos era la gran amenaza. Cuando el más poderoso de los Campeones de Xandar, Supernova, llegó a la Tierra buscando a Nébula, y amenazó con destruir la Tierra, Quasar, junto a otros héroes, como los Vengadores de las dos costas, o los 4 Fantásticos, intentó detenerlo. Su valerosa actuación contra Supernova, llevó al Capitán América a pedir a Quasar que se uniera a los Vengadores, y Quasar aceptó. Los poderes de Quasar fueron de gran utilidad a los Vengadores, en contraste con su pocas experiencia en combate junto a otros superhéroes. 

Quasar combatió junto a los Vengadores contra amenazas como los Hombres Lava o Blastaar y también formó parte del grupo de Vengadores que hubo de hacer frente a los Actos de Venganza de Loki, y aunque no pudo evitar que los robots del Doctor Muerte hundieran la Hidrobase, logró derrotar a enemigos como el Hombre Absorbente, Veneno, Mediavida, o el Fantasma Rojo. En solitario derroto a amenazas alienígenas como el Hombre Ángulo, Quantum, Términus o el Capitán Atlas y la Dra. Minerva, usando muchas veces el ingenio en vez de las enormes habilidades de las bandas.

Quasar conoció a Makkari, el velocista Eterno, y se hicieron buenos amigos. Makkari le acompañó al Mundo del Extraño cuando la Supermente controló al Escuadrón Supremo, y los usó como grupo de ataque contra dicho mundo, mientras el Extraño se enfrentaba a la Supermente. Quasar, Makkari e Hiperión rescataron al Escuadrón, y Quasar resolvió el dilema que tenían los Vigilantes sobre si simplemente vigilando interferían demasiado y, por tanto, deberían suicidarse. Así, se gano el respeto de los seres cósmicos. 

De vuelta a la tierra, la existencia de Wendell Vaughn como Quasar fue borrada por la entidad cósmica No-Ser, que engañó a Vaughn para hacerle creer que el responsable era su antítesis, Origen. No-Ser recreó la identidad de Quasar para que matara a Origen, pero Quasar se percató del engaño, y destruyó la forma corpórea del No-Ser. Origen, a cambio, cambió retroactivamente el traje de Quasar, haciendo que, para todos los efectos, Quasar hubiera llevado este nuevo traje, similar al de su predecesor, desde que fue nombrado Protector del Universo.

Esto no era sino el primer ataque de la Amenaza Cósmica. El segundo ataque fue por parte de Sota de Corazones, Presencia, y Luz Estelar, refugiados que escaparon del Mundo del Extraño, que habían sido convencidos de que Eón era malvado y trataban de matarlo. Quasar evitó el atentado, pero esto hizo que Eón perdiera la concentración, y tuviera que revelar que su amigo Gilbert Vaughn, el padre de Quasar, había muerto semanas antes, y Eón lo había estado suplantando para que Quasar no se viera emocionalmente afectado por su muerte. 

Esto provocó una fuerte división entre Quasar y su mentor. Todo esto eran maniobras de distracción para la verdadera amenaza. Wendell Vaughn fue invitado por un cliente millonario de su compañía a su mansión. El millonario resultó ser la Amenaza Cósmica, Maelstrom, un híbrido desviante/inhumano que controlaba la energía cinética, se había convertido en la encarnación cósmica de las Anomalías y había sido enviado por el Olvido y la Muerte a destruir el Universo. 


Para eso necesitaba la Consciencia Cósmica de Eón, y para eso, matar a su Protector. Así, Maelstrom le cortó las manos a Quasar para conseguir las bandas, pero siguieron sujetas a sus muñecas, y tuvo que torturarlo hasta matarlo. Pero aún así, la esencia de Quasar sobrevivió gracias a Infinito, la entidad opuesta a Olvido, que mantuvo a la esencia de Quasar en un cuerpo energético. Revivido, Quasar trató de impedir que Maelstrom, ahora con las bandas, obtuviera la consciencia cósmica de Eón. La única manera de detenerlo fue matando a Eón, que traspasó la consciencia a Quasar, pero demasiado tarde, ya que Maelstrom ya la había robado también. 

Usando los conocimientos que la Consciencia otorgaba, añadidos al poder de las Bandas Cuánticas y su propio poder cinético, Maelstrom empezó un proceso que haría colapsarse el Universo sobre sí mismo. Quasar, usando la Consciencia y su nuevo cuerpo energético, logró revertir el proceso, no sin que antes el agujero negro destruyera a ambos. 

Pero Quasar y Maelstrom se manifestaron una vez más, como avatares de Infinito y Olvido respectivamente, y lucharon por sus benefactores por el destino del Universo. Quasar gano el combate, al haberse convertido en una anomalía mayor que la que Maelstrom encarnada, debido al cambio retroactivo de traje que le dio Origen. Maelstrom murió definitivamente, y Quasar volvió a la vida y a su cuerpo, con un nuevo traje.

Quasar no pudo descansar mucho, ya que tuvo que celebrar el funeral de Eón y el nacimiento de su sucesora, Época, a quien tendría que tutelar a partir de entonces. También participó en el combate contra Thanos y su Guantelete del Infinito. En su identidad civil, entablo una relación sentimental con su secretaria, Kayla Ballantine, mientras que como Quasar fue elegido por la superhumana Kismet como su compañero, acompañándola en varias aventuras. En una de estas aventuras, Quasar se vio atrapado en un Nuevo Universo más allá del Multiverso conocido, donde sus bandas cuánticas no funcionaban, y tuvieron que transferirle el objeto más poderoso de ese universo, el Starbrand, para que pudiera volver a su universo natal. 

Quasar creyó haber agotado el Starbrand, y accidentalmente se lo pasó a Kayla. Además, siguió compaginando su labor como Protector del Universo, con la de Vengador, tomando parte en los combates contra Nébula o la Cofradía. Quasar formó parte del contingente de Vengadores que se vio envuelto en la Guerra Kree-Shi'ar, y tomó parte activa en las actividades de los Vengadores para acabar con dicha guerra, además de impedir que la actividad solar provocada por el Portal Estelar junto al Sol destruyera la Tierra. 

Al acabar la Guerra, Quasar decidió que debía dedicar más tiempo a su labor como Protector del Universo, y se retiro del servicio activo como Vengador, además de cómo Presidente de Seguridad Vaughn. Junto con Makkari y Kismet fue al devastado Imperio Kree donde combatió al Devorador de Almas por las almas de los krees muertos en la Guerra.

Quasar se vio envuelto en la Guerra del Infinito, y fue elegido por Thanos para usar el Nulificador Supremo contra el Magus. El uso del Nulificador destruyó a Quasar, en un sacrifico inútil, ya que el Magus detuvo la nulificación antes de que le afectara. Pero otra vez escapo Quasar del Olvido, ya que aun quedaba una fracción del Starbrand en él, que regenero su cuerpo al completo. 

Quasar fue a parar a la Zona Blanca, el lugar donde van a parar las esencias de los Protectores del Universo tras morir. Allí fue atacado por la Maravilla Azul, una replica del Cruzado creada por Thanos para reemplazarle. Quasar descubrió que seguía vivo, aunque había perdido las Bandas y derroto a la Maravilla con el poder del Starbrand. 

Acto seguido, fue a buscar las bandas, y tras combatir a Cenagal, Neutrón, Presencia y varios Primigenios, y gastar la fracción de Starbrand que le quedaba, encontró las Bandas Cuánticas custodiadas por Origen, como favor por sus buenas acciones. De vuelta a la Tierra, tuvo que enfrentarse a la amenaza de la desviante Ereshkigal, que había robado el Starbrand de Kayla, y al Geómetra.

Poco después, la Flota Negra abdujo a Kayla Ballantine para robarle el Starbrand. Para rescatarla, Quasar y un grupo de aliados persiguió a la Flota Negra hasta el Mundo del Extraño, donde ambos grupos combatieron mientras el Starbrand era transferido al Extraño. A cambio de la transferencia, Extraño abrió un portal hacia el universo natal del Starbrand, para que Skeletron, el líder de la Flota Negra pudiera absorber toda la energía paranormal de dicho universo, incluido el Starbrand. 

Los héroes terrestres y los nativos del Nuevo Universo derrotaron a la Flota Negra, y el Extraño atrapó a Skeletron en el Nuevo Universo una vez este absorbió toda la energía, no sin antes haber teleportado la Tierra del Nuevo Universo en órbita a su mundo para estudiarlo. En ese momento, se manifestó el Tribunal Viviente, que dicto que esta Tierra era demasiado peligrosa para permanecer en el Universo, y sello la nueva Tierra, con todos sus habitantes dentro, incluida Kayla Ballantine. 

El Tribunal le explicó a Quasar que Kayla había sido contaminada con las energías paranormales, y era tan peligrosa como los nativos, y por eso debía permanecer en cuarentena. Pero como el también había sido expuesto a esas energías, y a cambio de sus buenas obras por el Universo, el Tribunal Viviente ofreció a Quasar la oportunidad de entrar en la Tierra en cuarentena, pero una vez dentro, no podría salir jamás, y tendría que abandonar las Bandas Cuánticas. Quasar decidió que su responsabilidad era más importante que sus sentimientos, y declinó la oferta.

Sintiéndose culpable, Quasar decidió que su sola presencia era demasiado peligrosa para sus seres queridos, y debía abandonar la Tierra para siempre para no ponerles en peligro. Así, viajó a la Tierra una ultima vez y se despidió de su familia, de los Vengadores, de Kismet y sus demás amigos, y dejó su compañía a cargo de su socio Ken Tanaka. Una vez iba a marcharse, fue atacado por la Presencia y Estrella Oscura. 

Ambos le culpaban por la muerte de Vanguard (respectivamente, su hijo y su hermano), que murió en la misión contra la Flota Negra, y querían matarle en venganza. En caso de que escapara o les capturara, su compañera Luz Estelar mataría a alguno de sus seres queridos. Así que Quasar, como última salida, fingió morir a manos de los villanos, y se marcho para siempre de la Tierra, pues su solo retorno pondría en peligro a su familia y amigos. O eso creía.

Durante los siguientes meses, Quasar se dedicó a plantar puestos de escucha por todo el Universo, para que le avisaran de posibles amenazas. Cuando el satélite-base de la organización democrática intergaláctica conocida como el Fuero fue a la Tierra a ofrecerles entrar en la organización, Quasar se acercó a investigar. 

Una vez dentro, Quasar encontró a los diplomáticos muertos, y fue acusado de su asesinato. Además, tuvo que impedir que la Tierra fuera destruida por un enorme dispositivo meteorítico, con la ayuda de Estela Plateada y Bill Rayos Beta. Los tres héroes cósmicos decidieron unirse, formando el grupo Starmasters, e investigaron hasta descubrir a los responsables de estos dos incidentes, los supremacistas Axi-Tun. Unidos a dos pacificadores del Fuero, Zenit y Morfex, entregaron a la justicia intergaláctica a los responsables y limpiaron el nombre de Quasar. Un tiempo después, Estela Plateada se marchó, y los Starmasters se disolvieron.

Después de que los Vengadores volvieran de otra dimensión, y todos los antiguos Vengadores sufrieron ataques de Morgana Le Fey, Quasar descubrió que Vanguard había reaparecido, y la Presencia había desaparecido, así que podía volver tranquilamente a la Tierra. Quasar se enfrento junto a otros Vengadores a Morgana Le Fey y cuando la bruja controló mentalmente a los Vengadores, fue de los pocos que se libro del control mental, ayudo a liberar a los demás, y derrotó definitivamente a Morgana. Una vez se restableció la normalidad, Quasar volvió a sus tareas como Protector del Universo.

Tras descubrir un planeta devastado, y a Sota de Corazones al borde de la muerte, Quasar pidió ayuda a los Vengadores, reuniendo un equipo de reserva compuesto por Thor, Foton, Dragón Lunar, Starfox y Tigra salvaron la vida de todo el universo de la amenaza de los Infinitos. Cuando iban a volver a la Tierra, descubrieron que varias razas alienigenas habían decidido que la Tierra era demasiado peligrosa y la habían aislado, convirtiéndola en un planeta prisión. 


El grupo de Vengadores cósmicos de Quasar descubrió que todo formaba parte de un complot de la Inteligencia Suprema y lograron liberar la Tierra con la ayuda del resto de Vengadores y héroes terrestres. Pero como parte del plan del Supremo, la Tierra estaba siendo absorbida por la masa de Ego, el Planeta Viviente y, tras un intento fallido de contener la masa en Estela Plateada, Quasar sacrificó su oportunidad de volver a vivir en la Tierra (al haber desaparecido la Presencia, que era lo único que le impedía volver) y usó el poder de las Bandas Cuánticas para absorber la masa viviente de Ego en su cuerpo.

Como consecuencia de esto, no podía permanecer cerca de la Tierra, debido al peligro de que la Ego-Masa escapara a la Tierra. Poco después, sus compañeros Vengadores contactaron con el y como parte de su intento de convertirse en una fuerza de defensa más proactiva sugirieron a Quasar que creara una base de vigilancia en el cinturón de asteroides del Sistema Solar a modo de puesto de avanzada para vigilar que ninguna amenaza alienígena se acerque a la Tierra. Quasar compaginó sus actividades como Protector del Universo y como Vengador en la base acompañado por el Rayo Viviente, Fotón, Starfox y, ocasionalmente, por otros Vengadores.

Cuando la Oleada Aniquiladora de Annihilus irrumpió en el Universo destruyendo incontables mundos, Quasar se encargó de proteger el sistema de Nykos Aristides, situado a nueve años luz del planeta Xandar. Mientras intentaban evacuar el sistema recibieron otro ataque de la Oleada Aniquiladora y Quasar y Nova, que contaba con el poder de toda la Fuerza Nova del Mundomente xandariano, consiguieron retener su avance. Esto hizo que Annihilus en persona decidiera acudir al frente del combate. Así, Quasar y Nova asaltaron la nave insignia, pero Annihilus logró absorber toda la fuerza vital de Quasar matándolo y quedándose con sus Bandas Cuánticas.

Actualmente las Bandas Cuánticas y el nombre de Quasar se hayan en posesión de Phyla-vell, la hija póstuma del Capitán Marvel original.

Poderes y habilidades.

Quasar posee la fuerza humana normal de un hombre de su edad, peso y constitución física reforzadas por regulares ejercicios intensivos. Quasar no tiene otros poderes que los derivados de sus brazaletes cuánticos fijados en sus muñecas. El entrenamiento militar, en SHIELD, y con los Vengadores, convierten a Quasar en un excelente combatiente cuerpo a cuerpo, en armamento moderno y en pilotaje de pequeñas naves y estrategia táctica. Además poseía nociones básicas de espionaje de la época en la que trabajo para SHIELD.

Actualmente el cuerpo de Quasar alberga la esencia de Ego, el Planeta Viviente, por lo que Quasar se ha prohibido a sí mismo visitar la Tierra por el riesgo que corre a que Ego se escape y absorba el planeta. Si Quasar se halla mentalmente exahusto es incapaz de hacer uso de sus Bandas Cuánticas. Por último, estas estan permanentemente unidas a sus muñecas y aunque puede hacer que no reflejen la luz, volviendose invisibles, todavía son tangibles. Cuando militaba en los Vengadores llevaba consigo la tarjeta de identificación/comunicación de todos los miembros del equipo.

Los brazaletes cuánticos de Quasar son un par de ingenios extraterrestres que manipulan la energía. Los brazaletes son de tres pulgadas, de un desconocido metal negro, con cuatro lentes de composición también desconocida. Estas lentes, según teoría del doctor Gilbert Vaughn, son capaces de absorber y liberar energía tanto solar como cósmica, el doctor Vaughn también creyó que captaban energía de los quasares, pero esta teoría fue finalmente deshechada, y ahora se cree que los brazaletes crean aperturas a un reino de desconocidas partículas subatómicas llamado Zona Cuántica. Los brazaletes están fijados permanentemente a las muñecas de su portador, y han resistido intentos de gente como el Capitán Atlas y la Doctora Minerva, o del Fantasma Rojo, de arrebatárselos, estos brazaletes responden a sus órdenes mentales.

Quasar en su forma energética.

Aunque la fuente de energía de cada brazalete, la energía puede ser liberada de distintas formas según los deseos y necesidades de su portador. Quasar utiliza sus brazaletes para crear fenómenos visibles de luz casi sólida para volar, puede crear cualquier forma de energía casi sólida que es capaz de visualizar, como esferas, conos, cubos, lentes, redes, jaulas, ganchos etc, estas figuras energéticasson traslúcidas y no generan calor. 

Estos objetos, formados de partículas subatómicas desconocidas de la Zona Cuántica, son tan sólidas como la materia, y pueden absorber impactos, aunque se desconocen los límites que pueden alcanzar. Los brazaletes también proyectan rayos de fuerza conmocionadora a intensidades deseadas por su portador, la fuerza máxima es desconocida, aunque se ha visto que uno de sus rayos ha penetrado hasta 15 cm en el acero.

Quasar utiliza sus brazaletes para volar encerrándose a si mismo en un nimbo de energía que evita que su cuerpo sufra los efectos de la gravedad. Después le basta con proyectar energía en la dirección opuesta a la que quiere dirigirse y la inercia hace el resto, la velocidad que Quasar puede alcanzar, depende de la energía que lo impulse, siendo esta desconocida, seguramente su límite sea la velocidad de la luz. 

El aura que rodea a Quasar, puede almacenar una cantidad de oxígeno de cantidad desconocida, lo que permite a Quasar viajar por el espacio, además, puede viajar a través del sub-espacio, y atravesar portales espaciales. Quasar nunca ha intentado atravesar materia solida envuelto en este aura. A pesar de no poder afectar a la energía psiónica, Quasar ha programado las bandas para que le protejan contra el control mental.

Creado por Roy Thomas/Don Glut.
Año 1978.

0 comentarios:

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | coupon codes